Header 12

Cómo encender el fuego

A veces, encender el fuego puede resultar complicado. Cualquiera que haya llegado a una casa fría en invierno sabe que hay muchas formas de encender el fuego. Esta es una de esas formas que hacen el proceso más fácil y además es mejor para el medio ambiente.

Los expertos a menudo diferencian entre el encendido top down (de arriba hacia abajo) y bottom up (de abajo hacia arriba). El encendido empieza o bien encima o bien debajo. Nosotros preferimos el encendido  top down. Este método produce menos hollín y menos ceniza, garantiza un mejor suministro de aire para el fuego y permite que la primera carga de leña dure más.

Para el primer encendido, y conseguirlo a la primera,  esto es lo que se necesita:

  • Un par de leños grandes
  • Entre 8 y 12 piezas de leña menuda
  • Pastillas de encendido o papel de periódico
  • Cerillas

¡Encendamos un buen fuego!

  1. Asegúrese de que las entradas de aire a la estufa están completamente abiertas. Ponga los leños en la base del hogar. Los leños deben estar limpios y secos. Los leños deben tener el grosor de un puño.

    Image removed.
  2. Añada una capa de leña menuda de unos 4 cm, y una o dos capas más cruzadas. Recuerde que la circulación de aire es importante – aprox. 1 cm entre cada pieza de leña es el espacio perfecto.

    Image removed.
     
  3. Coloque un par de pastillas de encendido encima de la leña menuda o utilice papel de periódico. Tenga en cuenta que el encendido con papel de periódico es especialmente contaminante, genera mucha ceniza volátil y contribuye a la formación de hollín en la chimenea. 

    Image removed.
  4. ¡A encender! El último paso es el más sencillo, encienda y cierre la puerta. Algunas chimeneas necesitan más tiempo que otras para crear un buen tiro. Si el tiro no es suficiente, puede ser buena idea abrir la puerta de la estufa ligeramente hasta que la estufa está caliente. Si la vivienda está "demasiado bien" aislada puede ser necesario abrir una ventana. Esta misma recomendación aplica si algún extractor mecánico (campana extractora de la cocina) está en funcionamiento. 

    Image removed.

Colocar la leña adecuadamente

El ingrediente fundamental en cualquier fuego no se ve, es la circulación de aire. Aunque puede que no lo parezca para el que enciende un fuego por primera vez, el fuego necesita respirar para permanecer encendido. Un montón de leña sin una correcta circulación de aire entre las piezas de leña se quedará sin oxígeno, y se apagará. Apile leños abiertos de manera opuesta a las piezas de encendido dejando suficientes espacio entre los troncos para la circulación de aire. No conviene llenar la cámara de combustión de leña al principio, es mejor empezar el fuego con sólo unos pocos leños - dos o tres como máximo. Una vez que el fuego haya prendido, será fácil añadir más leña para conseguir un fuego vivo que dure horas.

Controlar el flujo de aire

Las estufas de leña de hoy en día no son simples cajas en las que contener el fuego y el calor. Hoy en día las estufas son equipos sofisticados con válvulas que regulan el aire que entra a la estufa. Cuanto más aire entre a la cámara de combustión, más llama obtendremos. Cuando use una estufa de leña, y una vez encendida, compruebe la relación entre llama y entrega de calor.  Durante el encendido, hasta que la llama alcance todo su potencial, es conveniente abrir las válvulas de entrada de aire al completo para conseguir un mayor aporte de oxígeno. Una vez que decida la temperatura de confort, simplemente añada troncos al fuego para mantener una entrega de calor adecuada en la habitación.

Siempre un fuego nuevo

Un pequeño consejo para los nuevos dueños de una estufa de leña es comenzar cada día el fuego desde cero. Aunque resulte tentador encender el fuego desde los rescoldos del fuego de la noche anterior, debemos evitarlo. Prolongar el tiempo de combustión ahogando la chimenea por la noche genera una combustión pobre en oxígeno, y restos carbonizados a la mañana siguiente. Esta costumbre hace más mal que bien puesto que genera mucho humo y acumulación de hollín y creosota.

Lo ideal es empezar cada día con un fuego nuevo. Permita que el fuego se extinga durante la noche. Aunque tenga que madrugar un poco más para encender el fuego, prolongará la vida de su estufa, facilitando su mantenimiento y aportará su granito de arena a la preservación del medio ambiente, puesto que reduce la emisión de partículas al mínimo.

Calefacción con leña - la manera más económica de calentar una casa

Una vez que le coges el truco, encender el fuego en una estufa o chimenea de leña es fácil. Lleva algo de tiempo encontrar la combinación de leña y sistema de encendido que le resulte más cómodo y accesible. Sea constante, y más bien pronto que tarde, será capaz de encender el fuego sin pérdida de tiempo y de manera eficiente. Las estufas de leña son la mejor y más económica fuente de calefacción para cualquier vivienda y aquellos que las han probado las prefieren frente a cualquier otra opción basada en electricidad. Disfrute de su nueva estufa y mantenga a su familia caliente toda la temporada de invierno!

 

Eche un vistazo a nuestras estufas de leña